Un visitante de los juncales

Hace unos días me fui a desayunar a la playa, a dos cuadras de casa. Pasé un largo rato tirada en la arena, mirando el cielo, escuchando pajaritos y el sonido del mar. Viendo gente haciendo kayak solos o en grupos, yendo despacito para no molestar a las ballenas.

Observando, miro por atrás mio y me encuentro entre médanos y tamariscos a un pequeño pajarito, muy llamativo y que no había visto nunca por la zona. Me parecía que alguna vez lo había visto en alguna guía pero no sabía su nombre… me quedé mirándolo, intentando sacarle una foto para después poder identificarlo, algo que no fue fácil de lo chiquitito que es y que no paraba de moverse.

Finalmente pude fotografiarlo y durante el día saber que se trataba del tachurí sietecoloresque está más vinculado a zonas con juncales, pero que tuve la posibilidad de ver entre los médanos, ahí nomas del mar, en Puerto Madryn.

tachuri siete colores
Tachurí sietecolores en Puerto Madryn

Tachuri sietecolores en Puerto Madryn

Sobre lobos y elefantes marinos: no son lo mismo!

Durante la visita de mi hermana y mi cuñado recorrimos varios sitios cercanos a la zona en la que hoy vivo (Puerto Madryn, Chubut). Uno de ellos fue Punta Ninfas (a 80 km aprox de Madryn), lugar al que no fui muchas veces pero uno de mis preferidos en el mundo. Allí está la posibilidad de bajar el acantilado y ver de cerca una colonia de elefante marino del sur, siempre siendo respetuosos con el ambiente y con los animales, intentando no afectar lo que sea que estén haciendo (descansando, en peleas territoriales, amamantando).

Lobo marino entre elefantes marinos del sur
Lobo marino entre elefantes marinos del sur en Punta Ninfas

En esta oportunidad (junio 2016) se acercó a la playa de canto rodado un lobo marino, lo que me pareció una excelente oportunidad para fotografiarlos juntos y poder mostrar sus diferencias. Así, si visitamos un lugar con presencia de estos animales, podemos distinguir y saber que no se trata de la misma especie.

Ambos son Pinnípedos, mamíferos marinos adaptados al medio acuático que alternan su vida entre agua y tierra, cuyas extremidades están modificadas en aletas. Sin embargo, forman parte de dos “grupos” distintos: los lobos marinos se encuentran entre los Otáridos, mientras que los elefantes marinos son Fócidos o “focas verdaderas”.

Diferencias entre lobos y elefantes marinos
Lobo marino entre elefantes marinos del sur en Punta Ninfas

Características de cada uno para diferenciarlos en el campo:

Lobo marino de un pelo sudamericano (Otaria flavescens)
– se observan pequeñas orejas a los costados de la cabeza
– el desplazamiento en tierra es con las aletas anteriores y posteriores
– miden aprox. 2,60 m en los machos, con un peso de 300 kg.

Elefante marino del sur (Mirounga leonina)
– el oído externo son dos orificios, sin orejas
– se desplazan con movimientos ondulatorios
– los machos son muy grandes: pueden medir más de 5 metros y pesar 4 toneladas. Las hembras son más pequeñas, pesando aprox. 800 kg.
– las uñas son muy notorias

En ambas especies es notorio el dimorfismo sexual en los adultos (diferencias entre machos y hembras): el macho de elefante marino del sur tiene una probóscide notoria, resultado del alargamiento de la nariz; el macho de lobo marino posee una melena, lo que ha generado que también se lo llame “león marino”.

Otra diferencia es en la lactancia de las crías: mientras que la lactancia en lobos marinos se extiende por varios meses y el destete es gradual, en elefantes marinos dura apenas unas semanas (30 días aprox.) y el destete es abrupto.

Conocer el ambiente (y un poco sobre quien escribe)

Los Club de Observadores de Aves (COA) son grupos de personas interesadas por la conservación de las aves y sus ambientes. Aves Argentinas es la Organización No Gubernamental que agrupa a los COA de todo el país.
integrantes del club de observadores de aves
Integrantes de la salida
 
Durante dos años formé parte de Aves Argentinas a través de la Escuela Argentina de Naturalistas (EAN), lugar en el que aprendí muchísimo y sobre todo disfruté mano a mano de la pasión con compañeros y docentes. Haber cursado en la EAN me permitió afianzar la convicción de que quería vivir rodeada de naturaleza todos los días y de saber que transmitir aunque sea un poco de esta pasión y de lo que me genera sentirme parte de la natura era lo que quería hacer más que alguna vez de vez en cuando.
 
Es así que hoy vivo en Puerto Madryn (Chubut) hace casi 9 meses.
¿Qué tiene que ver esto con las fotos? Sabía de la existencia del COA Península Valdés pero no había hecho salida con ellos hasta el fin de semana pasado cuando me sumé a una iniciativa en el contexto del Día Mundial de las Aves Playeras 
Cerro Prismático, Área Natural Protegida El Doradillo
Cerro Prismático en baja mar

Más allá de la ballena franca austral

No solo fue una oportunidad para conocer gente y compartir salidas al campo, sino que conocí más playas del Área Natural Protegida El Doradillo y a un ave playera neotropical, endémica del conosur de América del Sur: el Chorlo doble collar (Charadrius falklandicus) cuya problemática en la zona costera patagónica es la destrucción de los nidos por el paso de vehículos en la playa.
Cerro Prismático - ANP El Doradillo
Diversos paisajes en un solo lugar
Chorlo doble collar
Chorlo doble collar alimentándose
MVM Mar viento y meseta
Adrián Carbone de MVM Mar Viento y Meseta registrando al chorlo
mapa el doradillo
Las playas que integran el área natural protegida El Doradillo. Fuente: puertomadrynturismo.com.ar