Parque Nacional Tikal: sendero Aguada del Cocodrilo

Imágenes que toda persona que creció mirando los documentales (los de aquellos tiempos más que los de ahora) de Animal Planet o NatGeo quiere ver en vivo, con sus propios ojos.

Y así de afortunada fui a menos de una semana de comenzar el viaje, en un lugar repleto de selva y cultura maya: un cocodrilo cazando.

Lo mejor para conocer este parque es quedarse a dormir allí en el camping, en carpa o hamaca que se puede llevar o alquilar ahí…levantarse a la madrugada porque te aturden los monos aulladores y, entre dormida, flashear que es un jaguar – que también están – es de lo más hermoso.

Qué hacer en Tikal

El primer día recorrimos el sitio arqueológico, pero por la tarde y a la mañana temprano fuimos hacia otro lado del parque y que no es tan promocionado como lo primero: La Aguada del Cocodrilo. un sendero de menos de media hora te advierte que tengas cuidado, que te aproximas a zona de cocodrilos.

La primera vez que fuimos nos acompañó el hombre que cuidaba el camping, un señor mayor repleto de historias de monte. Nos dijo que él nos iba a mostrar el lugar porque años atrás, cuentan, ya habían atacado a una persona. Nos asombró que finalmente él mismo nos llevó rodeando la laguna donde justamente no había que caminar porque por ahí andaban los cocodrilos, pero bueno, no pasó nada. Vimos un rato unos ojitos asomarse y nos volvimos al camping.

A la mañana siguiente, escondidos arriba de un árbol en una tarima hecha para observación de los bióĺogos, vimos a los cocodrilos en acción. Un buen rato yendo de un lado al otro de la pequeña laguna acorde escuchaban el ruido de las aves en la orilla.

 

Para ver el video haz clic aquí

Información sobre el Parque Nacional Tikal

(datos 2017)

  • Entrada Q 150
  • Derecho de acampe
  • Alquiler de hamaca Q 50

 

Anuncios

Estado: VIAJANDO por Centro América. Sin destino ni tiempos fijos / Un mes desde la salida de Argentina Parte 1

(Supongo que esto será una mezcla entre relatos de experiencias, sitios conocidos, naturaleza observada y lugares para recomendar desde mis vivencias. Como viajera, leer páginas de otros que ya han venido adonde estoy sirve para un panorama importante que, por supuesto, luego cada uno hace propio. Si a por lo menos una persona en algún momento puede servirle lo que yo viví, es más que gratificante)

Un mes desde la salida de Argentina.
Parte 1

Aún en el primer país de destino: Guatemala. Y puedo decir que éste sí fue un destino claro porque es al que llegamos en avión. En verdad, el único lugar era donde teníamos la única noche reservada: en Isla de Flores, Petén.

Lago Petén desde El Remate
Lago Petén desde El Remate

La no planificación y el solo listado de lugares de cada país de Centro América

Una mezcla de la distancia entre los dos viajeros y movimientos de último momento, pero también de esas ganas de sentir la adrenalina que genera no saber qué estarás haciendo y sobre todo dónde estarás o dormirás. Algo ciertamente distinto a irse de vacaciones o por determinado tiempo, sabiendo que todo seguirá igual cuando vuelvas a tu casa.

Volviendo al primer destino. Cómo saber qué iba a pasar dos semanas después si ni siquiera sabíamos qué es lo que haríamos al día siguiente. Saliendo desde Ezeiza (Bs.As), escala en Bogotá (Colombia) y de paso por Ciudad de Guatemala. Esta última escala se estiró más de lo planificado y desde el aeropuerto ya se iba sintiendo ese calor centroaméricano tan famoso. Luego de la espera nos subimos al último avión – o debería decir avioneta – con destino a Petén, al norte de Guatemala, cerca del sitio arqueológico maya Tikal.

En el aeropuerto, bastante de noche ya considerando que acá se levantan muy temprano y se acuestan más temprano que en Argentina (amanece y oscurece temprano todo el año), mientras esperamos que nos pasen a buscar los del hostel (vehículo ya reservado por una mezcla de horario, poco conocimiento y el instalado “peligroso centroamérica” que por suerte no tarda en desaparecer) unos policías nos empiezan a hablar. Nos cuentan que haciendo una recorrida notan que el aeropuerto sigue abierto y hay gente siendo tarde y deciden dar una vuelta. Les contamos del retraso, del día de viaje y de dónde éramos. Por supuesto que fue infaltable el Argentina = Messi. Se ofrecen a llevarnos y casi que es nuestra primer levantada viajera. Ahora comprendo que esta amabilidad no fue algo casual sino que en todo Guatemala la gente es así. Se siente y se vive ese “a disposición”, como ellos dicen. Al primer día en tierras guatemaltecas pudimos seguir comprobando esto…

(próximo post vivencias del primer día y datos)