Sobre lobos y elefantes marinos: no son lo mismo!

Durante la visita de mi hermana y mi cuñado recorrimos varios sitios cercanos a la zona en la que hoy vivo (Puerto Madryn, Chubut). Uno de ellos fue Punta Ninfas (a 80 km aprox de Madryn), lugar al que no fui muchas veces pero uno de mis preferidos en el mundo. Allí está la posibilidad de bajar el acantilado y ver de cerca una colonia de elefante marino del sur, siempre siendo respetuosos con el ambiente y con los animales, intentando no afectar lo que sea que estén haciendo (descansando, en peleas territoriales, amamantando).

Lobo marino entre elefantes marinos del sur
Lobo marino entre elefantes marinos del sur en Punta Ninfas

En esta oportunidad (junio 2016) se acercó a la playa de canto rodado un lobo marino, lo que me pareció una excelente oportunidad para fotografiarlos juntos y poder mostrar sus diferencias. Así, si visitamos un lugar con presencia de estos animales, podemos distinguir y saber que no se trata de la misma especie.

Ambos son Pinnípedos, mamíferos marinos adaptados al medio acuático que alternan su vida entre agua y tierra, cuyas extremidades están modificadas en aletas. Sin embargo, forman parte de dos “grupos” distintos: los lobos marinos se encuentran entre los Otáridos, mientras que los elefantes marinos son Fócidos o “focas verdaderas”.

Diferencias entre lobos y elefantes marinos
Lobo marino entre elefantes marinos del sur en Punta Ninfas

Características de cada uno para diferenciarlos en el campo:

Lobo marino de un pelo sudamericano (Otaria flavescens)
– se observan pequeñas orejas a los costados de la cabeza
– el desplazamiento en tierra es con las aletas anteriores y posteriores
– miden aprox. 2,60 m en los machos, con un peso de 300 kg.

Elefante marino del sur (Mirounga leonina)
– el oído externo son dos orificios, sin orejas
– se desplazan con movimientos ondulatorios
– los machos son muy grandes: pueden medir más de 5 metros y pesar 4 toneladas. Las hembras son más pequeñas, pesando aprox. 800 kg.
– las uñas son muy notorias

En ambas especies es notorio el dimorfismo sexual en los adultos (diferencias entre machos y hembras): el macho de elefante marino del sur tiene una probóscide notoria, resultado del alargamiento de la nariz; el macho de lobo marino posee una melena, lo que ha generado que también se lo llame “león marino”.

Otra diferencia es en la lactancia de las crías: mientras que la lactancia en lobos marinos se extiende por varios meses y el destete es gradual, en elefantes marinos dura apenas unas semanas (30 días aprox.) y el destete es abrupto.

Señales

Hace tiempo que hago fotos a las distintas advertencias e indicaciones en lugares de viaje, algo que evidentemente llamaba mi atención. Las reuní en esta sección porque también puede ser útil para reflexionar y recordarnos que debemos respetar los espacios que visitamos, no sólo para cuidarnos nosotros sino también el lugar que estamos contemplando o recorriendo como parte de nuestras vacaciones.